Lo stridere luttuoso degli acciai - Presentación

CIMG2627piccolaLO STRIDERE LUTTUOSO DEGLI ACCIAI
(La estridencia luctuosa del acero)
producción FONDAZIONE TPE
Giorgio Luzzi / Adriano Guarnieri
Controluce Teatro d'Ombre
Icarus Ensemble / Tempo Reale

Esta cantata nace de la conmoción, del dolor, de la persistenza de la memoria en torno a un suceso de trabajo y muerte, el incendio de la acerería Thyssen Krupp de Turín en la que perdieron la vida siete trabajadores. En la obra se entrelazan y se superponen tres lenguajes: el de la poesía, el de la música y el de las imágenes.

El texto. Giorgio Luzzi
Se trata de una secuencia de 121 versos libres, divididos en siete secciones de longitud variable y orientadas a afrontar cada una diferentes aspectos, privados y públicos, elegíacos y civiles, documentados en el período inmediato al evento y bajo la influencia de las diferentes formas de emoción suscitadas por las noticias e imágenes de la tragedia. Hay elementos públicos y privados entrelazados y se han incluído las voces dadas por el autor a testigos y sobrevivientes, así como un desdén controlado por la razón, una piedad encauzada por el derecho a la justicia.

La música. Adriano Guarnieri
La propia planta de dislocación de los instrumentos es dramatúrgicamente explicativa de la estructura musical y sonológica de la cantata. "La estridencia luctuosa del acero" es el verso clave de la composición. Asignado al coro grabado, desde el principio se difunde en la sala desde ocho fuentes de sonido contemporáneas, mientras lacerantes estridencias acidiosas envuelven musicalmente ese mismo verso literario, explicativo de la tragedia ocurrida. La secuencia episódica de la cantata se despliega en siete partes que reflejan los siete episodios de texto. Para conectar estos siete episodios hay un deus ex machina: el violonchelo. Es siempre solístico de principio a fin, y entre un episodio y otro tiene su propio interludio cantabile. Es símbolo de una línea tensa, pulsátil, dolorosa que serpentea a lo largo de la cantata y que con la soprano, con la cual dialoga siempre, representa un diálogo imaginario entre los trabajadores de la tragedia y la audiencia presente en la sala. Por tanto se trata de un réquiem o pasión del hombre que se inspira en las pasiones de Bach.

Las imágenes. CONTROLUCE Teatro d'Ombre
Junto a la música de Adriano Guarnieri y las palabras de Giorgio Luzzi sobre un tema dramático y terrible como el incidente de la Thyssen de Turín, las sombras -metafora del subconsciente, de los miedos y de los sueños que revelan aspectos ocultos e inusuales de la realidad- sirven como materia prima para las imágenes que entre las palabras y los sonidos se convierten en recuerdo, icono y llanto funeral. Recogidas en una gran pantalla-sudario, espacio de la memoria y del dolor, las sombras se funden con la cantata encontrando una consonancia entre los intersticios luminosos de la partitura y los oscuros abismos de las palabras.

Del artículo de presentación en La Repubblica del 3/12/2014:
"En nuestro Requiem laico la música, las voces y las sombras cuentan la agonía y la memoria de aquellos pobres muertos. Son aquellos muertos los que nos dan la fuerza para entender, los que nos dicen hacia dónde ir: delante de una tragedia como la de la Thyssen no puede prevalecer en silencio". Así el compositor Adriano Guarnieri explica el pensamiento detrás de "La estridencia luctuosa del acero", la cantata escénica a partir de un texto de Giorgio Luzzi cuyo estrenó absoluto tuvo lugar el 4 de diciembre del 2014 en el Teatro Astra, siete años después del incendio que causó la muerte de siete trabajadores, poco después de la medianoche del 06 de diciembre del 2007. "La cantata escénica es lo que una vez era la ópera. Del texto de Luzzi, que es mucho más amplio, optamos por siete episodios que reflejan lo que ocurrió sea de manera onírica, sea en forma civil y poética. En la música hay lirismo, cantabilidad, polifonía, está la voz de la soprano Sonia Visentini cantando en vivo, y está su voz grabada y procesada que se convierte en un coro de cuatro voces, está el Ensemble Icarus dirigido por Pietro Borgonovo y el live electrónics para la espacialización del sonido. Es un Requiem laico que contiene explosiones matéricas y momentos líricos, donde el violonchelo es un hilo conductor y donde el tema civil, que he sentido muy fuerte en mí mismo, es que en Italia cada día se muere en el puesto de trabajo".

"El realismo sería intolerable, las sombras evocan, sugieren emociones y momentos de las siete estaciones de la cantata -explica Alberto Jona que, con Cora De Maria y Jenaro Meléndrez Chas, o lo que es decir CONTROLUCE Teatro de Sombras, supervisó la puesta en escena- Es una especie de ritual que tiene lugar en un escenario vacío y blanco, podría ser un espacio industrial. Hay una tela que es un sudario a punto de romperse, y detrás están las sombras y un bailarín que representa las siete víctimas. Delante del sudario se mueve la actriz Michela Mocchiutti, que es la memoria de la ciudad. Dispersos en la escena, como tótems, están los músicos que definen el espacio de la memoria. De la altura cuelgan dos grandes planchas de acero que serán golpeadas por los músicos: esas planchas son la presencia de acero y se volverán incandescentes".

dossier con foto en pdf descargable

acciai finale gruppo piccola

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web, para mostrarte los productos que te puedan interesar y para guardar tu carrito.
Si te parece bien, continúa tu visita. También puedes obtener más información leyendo nuestra política de privacidad.